Pon una balanza en su vida

Pon una balanza en su vida

Las balanzas ya sean compradas o fabricadas en casa son un juguete fantástico, divertido y muy educativo. A partir de los 4 o 5 años podremos sacarles todo su partido para desarrollar en nuestros hijos la curiosidad, el afán investigador y un montón de competencias matemáticas. Están ante su primer instrumento para comprender el mundo y va a ser apasionante.

Como con cualquier juguete, primeramente hay que dejar al niño jugar librevemente, experimentar, inventar, lo que se le ocurra hacer. Una vez haya comprendido y explorado la balanza en profundidad, en función de su edad y su evolución podemos empezar a proponerle experimentos. Observarás que las actividades que incluyen conceptos matemáticos pueden plantearse mucho antes de que los aprendan formalmente. El afán repetidor de los niños es ideal para interiorizar las ideas, si le motiva el juego que le propones seguramente estará un rato pidiéndote probar de nuevo. Veamos algunos ejemplos:

Nota: No todas las balanzas vienen con cuentas, que es lo idóneo por su versatilidad, pero siempre podremos usar garbanzos (con vigilancia), fichas de póker o lo que encontremos en casa.

Números:

  • Tomando un objeto cualquiera, una pelota, un muñeco, preguntarse ¿cuánto pesará? Contar el número de cuentas que hacen falta.

Sumas y restas:

  • Poniendo cinco cuentas en una bandeja y una en la otra, ¿qué puedo hacer para equilibrarlas? Si habla de añadir, ¿cuántas tendré que añadir? ¿en qué platillo? ¿Cuántas tengo ahora en cada platillo?
  • Poniendo seis cuentas en una bandeja y dos en la otra, ¿Podría intentar equilibrarlas quitando cuentas en lugar de poniendo? ¿Cómo?
  • Ante una balanza equilibrada, ¿cómo puedo añadir cuentas y que la balanza siga equilibrada? ¿y cómo puedo quitar cuentas y que la balaza siga equilibrada?

Medidas:

  • Sustituir las cuentas por otros elementos y realizar comparaciones: ¿Cuántos garbanzos pesan igual que dos pares de calcetines? ¿Cuántos granos de café pesan tanto como diez garbanzos? ¿Cuántos garbanzos pesan tanto un puñado de harina?
  • Pesar objetos de peso muy distinto: ¿Cuántas cuentas pesa un paquete de palomitas? ¿Y un cuenco de cereales?
  • Plantearle en abstracto la pregunta: ¿Qué pesa más un oso o diez ratones? Ponerlo en práctica con muñecos. Es importante escoger peluches que de alguna manera guarden las proporciones, es decir, que el oso sea grande y los ratones o similar, pequeños.

Lógica:

  • Proponerle a la niña un juego de investigación: Se le muestra una balanza equilibrada en la que en uno de los platillos además de cuentas haya un objeto cualquiera. El objetivo es averiguar el peso del objeto con pocos movimientos, partiendo de la situación propuesta.
  • Segundo juego de investigación: Se le muestra una balanza equilibrada en la que en uno de los platillos haya dos objetos iguales. En el otro platillo habrá cuentas. El objetivo es averiguar el peso del objeto con pocos movimientos, partiendo de la situación propuesta (quitando la mitad de objetos de cada platillo, ¡dividiendo entre dos!).

Una balanza será útil toda la primaria y comienzo de secundaria. Son un artilugio genial para aprender a resolver ecuaciones en 1º de ESO pues si observas las propuestas de Lógica, en la práctica el niño resuelve ecuaciones sin darse cuenta. También son geniales para realizar los primeros experimentos de física.

Y ahora que ya eres un superfan de las balanzas, ¿dónde comprarlas? Casi todas las marcas tienen balanzas infantiles aunque nuestras favoritas son las de Dideco que puedes consultar pulsando en la imagen:

Pon una balanza en su vidaPon una balanza en su vida

 

 

 

 

 

Otras bien diseñadas son las de Goki:Pon una balanza en su vidaY si no puedes aguantar a ponerlo en práctica, podéis realizar una balanza DIY como la de este video:

Si te ha gustado este post, ¡coméntanoslo y haremos otros similares!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.