Las niñas y las matemáticas: Los juguetes y la moda

Las niñas y las matemáticas Los juguetes y la moda

Las mujeres estudian menos carreras científicas como ingenierías, matemáticas o física. Es un hecho constatado. ¿Por qué?  Hay quien argumenta que no se sienten interesadas por esas disciplinas, que les motivan más temáticas humanistas o sanitarias, que desde siempre las mujeres se han interesado por la literatura o el cuidado de los miembros de la sociedad, pero no por los coches y los engranajes. Es posible que esto sea cierto, pero ¿son motivaciones propias de su género o es que han sido grabadas a fuego en su mente desde bien pequeñas?

Las principales posesiones de las niñas son los juguetes y la ropa. Idóneamente no deberían estarles mandando mensajes subliminales, pero está ocurriendo. Veamos por partes:

Los juguetes para niñas fomentan en ellas los roles de cuidadora, madre, maestra o enfermera. Les enseñan a estar guapas y a preocuparse por su aspecto. No hay nada malo en ello, si se complementa con juguetes más creativos y didácticos como juegos de construcción, puzles o mecanos. También son importantes las pelotas y los juguetes con ruedas, que permiten desarrollar la visión espacial y conceptos físicos como la velocidad. Y ya que estamos los juegos de mesa, que son una excusa excelente para pasar un buen rato juntos.

Además, diversos estudios confirman que trabajar de forma lúdica las matemáticas en casa influye en las competencias durante los años escolares. Si los juguetes de las niñas no fomentan el desarrollo de competencias matemáticas, comienzan su vida escolar con desventaja frente a los varones.

Un estudio de la BBC demostró la influencia de los estereotipos de género a la hora de escoger juguetes desde bebés:

Menos científico es el siguiente viral en el que una niña se queja de que los juguetes de superhéroes no estén diseñados para ella:

¿Y la moda, de qué manera influye en las niñas? Ahonda en las ideas anteriores, niñas bellas, princesas y con un papel pasivo y tranquilo. Es un campo en el que se va avanzando lentamente. Se sigue fomentando el universo princesas y el estar guapas y, de nuevo, esto no es malo por si solo, si bien es poco frecuente encontrar camisetas con frases motivadoras del tipo “Totally awesome (totalmente impresionante)”, “My own rules (mis propias reglas)” como sí ocurre en el caso de los varones (para verlas pincha en los enlaces). Diríase entonces que lo de comerse el mundo es cosa de chicos.

En todo caso, ¿qué mejor que dejar a las niñas hablar? A continuación un vídeo que fue viral en su momento en el que una niña de 8 años protesta ante los mensajes ñoños de las camisetas de niña y lo guays que son los de niños.


La sociedad es machista y tiende a encasillar a las mujeres en determinadas profesiones. Y las presiones comienzan pronto. Desde niñas reciben el mensaje de la importancia de ser bonitas y graciosas, los vestidos de princesa, agradar, estar guapas. No hay nada malo en ello, si se complementa con animarlas a ser inteligentes, a pensar, a tener respuestas propias y no tener miedo a decirlas.

Hay muchos más elementos que influyen en nuestros hijos y que es importante abordar, como la distribución de los patios de los colegios, las ilustraciones y referentes en los libros de texto y, naturalmente, la concienciación de la sociedad, si bien lo importante es que las familias seamos conscientes de estas presiones y procuremos contrarrestarlas, no permitir que impongan a nuestras hijas cómo deben ser.

 

4 Replies to “Las niñas y las matemáticas: Los juguetes y la moda

  1. És muy difícil, incluso darse cuenta de ello, pero es en todo, todo el entorno enfoca a los niños por criterios de genero a veces te hacen sentir un pirado por parecerte que enfocan a tu hija desde pequeña.

    1. Si, falta aún muchísima conciencia en la sociedad. Nosotros hemos concluido que sin obsesionarse, pero también sin callarnos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.