¿Extraescolares si o no? ¿Y de matemáticas?

Comienza el curso y con las clases, las actividades extraescolares. Existe una amplia oferta y las familias se pueden sentir desorientadas, sin saber a qué apuntar a sus hijos y ni siquiera si es conveniente hacerlo. Exploraremos las respuestas de psicólogos consultados y nos posicionaremos en relación a las extraescolares de matemáticas.

Extraescolares si o no. Y de matemáticas

¿Extraescolares si o no?

¿Apunto a mi hija a extraescolares? ¿A cual? ¿Será aún muy pequeña? Y si no la apunto, ¿donde la dejo mientras no salgo del trabajo? Estas son algunas de las preguntas que se hacen muchos padres cada comienzo de curso. Las respuesta no serán blanco o negro, dependerá de cada familia y de sus circunstancias. Analizamos las claves a tener en cuenta.

Claves para escoger extraescolares

Edad del niño

¿Qué quiere el niño? Esta debería ser siempre la primera pregunta. Si es demasiado pequeño o aún no sabe responder a esta pregunta entonces no buscamos extraescolares, sino que esté atendido mientras no podemos recogerlo. No nos sintamos culpables. Buscamos lo mejor para él y todos tenemos que trabajar. Entonces, asumiendo que lo que pretendemos no es que aprenda nada especial, podemos buscar o una persona que lo recoja y lo cuide, o alguna actividad que implique básicamente juego libre. Ludotecas, escuelas infantiles y colegios pueden ofrecer este servicio.

Deseos y gustos del niño

¿Qué quiere el niño? Esta debería ser nuestra principal guía. Es cierto que en muchos casos los niños, que conocen una pequeña parcela del mundo, no saben qué escoger. Comienza por sentaros a hablar y pensar conjuntamente qué cosas le gusta hacer en su tiempo libre. Si es un niño muy activo, deporte le vendrá muy bien, si disfruta dibujando o haciendo manualidades, ese puede ser el camino

En cualquier actividad suelen permitir probar un día para ver si se siente a gusto. Por otro lado, aunque una vez comenzado el curso la idea es que el niño continúe con la extraescolar todo el año, es importante estar atentos, comprobar que la disfruta. Si comunica que no le gusta ir, si se pone triste, si monta caprichos, intenta averiguar la causa y ver si tiene sentido obligarlo a ir o si puede cambiarse a otra cosa. En general los niños asumen la rutina y no se plantean dejar una actividad por lo que si no es así, debemos tratar de comprender sus razones.

Habilidades de la niña

Existe la teoría de que debemos apuntar a las niñas a extraescolares para compensar lo que no se le da bien en clase. Si no le gusta la educación física, a fútbol o atletismo, a ver si mejora; si no se le dan bien las matemáticas, a unas clases de refuerzo, más o menos lúdicas, como veremos más adelante.

Esta es una muy mala idea.

Las niñas están suficientes horas en el colegio cada día. Las familias debemos apoyarles y demandar de ellas que se esfuercen en sus clases. Pero, el mundo de las extraescolares debería ser otro. Debería ser allí donde se dedicasen a lo que les gusta, a lo que se les da bien, a lo que disfrutan enormemente. Si está deseando apuntarse a un equipo de fútbol con una amiga, ese es el camino. Si le entusiasma leer, quizás puedas encontrar un club de lectura.

Grupos sociales de los que formar parte

Si bien la mayoría de amistades suele proceder del ámbito escolar, las extraescolares, sobre todo si existe una continuidad a lo largo de los años, son fuente de otros grupos con los que pueden encontrarse más entre iguales, pues tienen una afición común. Los miembros de los clubes deportivos, los alumnos de conservatorio, todos aquellos que permanecen juntos suficiente tiempo suelen establecer lazos que proporcionan relaciones sociales con personas afines en gustos.

Si tu hijo no se siente tan integrado entre sus compañeros del colegio, prioriza extraescolares en las que se haga piña con facilidad, también aquellas actividades que por depender de un organismo o persona, tengan garantizada su continuidad en próximos cursos.

¿Deportes?

La OMS recomienda que niños y adolescentes, de 5 a 17 años, hagan al menos tres días por semana de actividad física aeróbica vigorosa. Diariamente, prescriben un mínimo de una hora de actividad física moderada.

En la mayoría de colegios la materia de educación física se reduce a dos horas semanales y en la mayoría de estas clases no llega a una hora el tiempo de deporte. Por todo ello es importante inculcar a los niños, desde pequeños, el gusto por hacer ejercicio físico. Ya sea en familia o en una extraescolar, los niños y adolescentes deberían hacer deporte.

Algunos adolescentes, habitualmente aquellos que no practican deporte desde niños pueden mostrarse reacios a practicar ningún deporte. Tratemos de escucharles y de ayudarles a encontrar su sitio.

¿Inglés?

Apuntar o no a nuestros hijos a inglés y cuando. Es una difícil cuestión que preocupa a muchas familias. Todos somos conscientes de la importancia del inglés en nuestros días. Algunas madres hablan bien el idioma y pueden elegir trabajar ellas la lengua extrajera en casa con sus hijos, pero es un lujo al alcance de pocos, por conocimientos y por disponibilidad de tiempo.

El del inglés es un debate más largo, que no nos corresponde, pero nuestro punto de vista es que las clases de inglés pueden ser una opción a partir de los siete u ocho años, quizás más adelante, quizás antes, siempre que se enfoquen desde un punto de vista lúdico y oral. Sin gramática, que el currículo de la materia en secundaria ya tiene gramática como para echarse a temblar. Idealmente, una persona que organice juegos o actividades, como cocinar en grupo, teatro en inglés, son buenas opciones.

En cualquier caso, el tren del inglés no se pierde por no apuntarse con siete, nueve o quince. Siempre se está a tiempo a aprender la lengua. Al llegar a la adolescencia, intercambios entre estudiantes europeos, cursos o campamentos en el extranjero, aupairs, becas Erasmus, voluntariados. Existe una gran variedad de opciones y posibilidades para vivir una época en contacto directo con la lengua y aprenderla bien. No todas las soluciones son caras, es importante conocerlas, explorarlas y, sobre todo, no agobiarse.

¿Matemáticas como extraescolar?

No escojas matemáticas como extraescolar para reforzar las clases. Tampoco lo hagas si lo que buscas es que tu hija mejore su rendimiento en la asignatura. Si saca malas notas en matemáticas, existen otras estrategias para mejorar, en Mates en Casa te sugerimos varias, como estas ideas para trabajar con tu hijo de primaria o estos juegos para fabricar en casa que mejoran el rendimiento en la materia.

Escoge una extraescolar de matemáticas sólo si a la niña le parece una buena idea. Solo si disfruta con las matemáticas o si está motivada en profundizar o en aprender a disfrutar de ellas y siente que el abordaje del colegio no le llena.

En un próximo post hablaremos de las distintas extraescolares de matemáticas y ciencia que se pueden encontrar hoy en día.

¿Y tu? ¿Escogerías una extraescolar de matemáticas?

 

 

2 Replies to “¿Extraescolares si o no? ¿Y de matemáticas?

  1. Un artículo genial, como siempre. Me siento muy identificada con lo que has escrito por lo que nos ha ido sucediendo a lo largo de estos años de cole. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.