Las niñas y las matemáticas: la falta de referentes

Las niñas y las matemáticas. La falta de referentes

Analizamos la falta de referentes femeninos en la ciencia y la tecnología. Hay mujeres en la ciencia, en la industria, en la tecnología, pero son desconocidas y por tanto no pueden servir de ejemplo para otras mujeres. Como ejemplo local vemos el caso de María Wonenburger.

Las chicas no escogen carreras tecnológicas

Si observamos la distribución del alumnado de segundo de Bachillerato de un instituto cualquiera probablemente descubriríamos que en la clase correspondiente al bachillerato científico-tecnológico hay mayoría de chicos. Paralelamente, en la clase de al lado, orientada hacia el campo de ciencias de la salud, habrá mayoría de mujeres. Según datos del Ministerio de Educación, en el curso 2015-16 el 71% de los matriculados en ingenierías, arquitectura, matemáticas o físicas eran hombres aún a pesar de que solo representaban el 46% del total del alumnado de nuevo acceso.

Las causa: la falta de referentes en los que inspirarse

De nuevo las mismas preguntas, ¿realmente los hombres sienten una inclinación natural hacia las ingenierías y las chicas hacia la enfermería? En un artículo previo analizamos la influencia de los juguetes y la moda en las más pequeñas, cabe ahora destacar la tercera pata del banco: la falta de referentes.

Muchos expertos apuntan a la falta de referentes femeninos que sirvan de guía. Y no es que no existan, sino que no tienen visibilidad. El siguiente vídeo, compartido en el Facebook de RFU (Red Filosófica del Uruguay) no aspira a ser un estudio, pero sí es un buen ejemplo de la falta de visibilidad de las mujeres científicas e inventoras en los libros de texto y medios de comunicación.

Cambiando los estereotipos

Varias asociaciones luchan por cambiar estos estereotipos, entre ellas cabe destacar Inspiring Girls que lleva a mujeres profesionales a colegios e institutos con el objetivo de aumentar la autoestima y la ambición profesional de las niñas en edad escolar. Buscan “visibilizar la amplia variedad de profesiones y trabajos que existen, sin que el hecho de ser mujer suponga ninguna limitación, siempre que se basen en el trabajo y el esfuerzo”.

Otro ejemplo es la ONG Federación de Mujeres Progresistas que en su estudio Golpeando sin balón, virtualmente muñecas (2012) mostraba que la mitad de los 153 adolescentes encuestados cambiaba su elección laboral futura al preguntarles qué harían de tener el género contrario, especialmente ellas.

En España: El caso de María Wonenburger

Sin viajar muy lejos podemos encontrar un ejemplo local de desconocimiento absoluto de una gran científica y matemática, la gallega María Wonenburger. Doctorada en Yale y considerada la “madre” de la Teoría de Kac-Moody, vivía en Oleiros desde 1983 y nadie sabía de su existencia hasta que en 2002 en el Congreso de Geometría Algebraica de Santiago, antiguos compañeros suyos en EEUU llamaron la atención sobre el desconocimiento absoluto de su figura en España y en Galicia.

2 Replies to “Las niñas y las matemáticas: la falta de referentes

  1. Muy interesante. Me parece preocupante toda la información que aparece en el artículo sobre que nos quedamos sin profesionales en tecnología por parte de las mujeres al faltar ciertamente referentes en estos sectores. Buen trabajo y un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.